Blogia

Canarias Marketing

Ideas de negocios en Canarias

Ideas de negocios en Canarias

Por Verónica Daswani Díaz

En Canarias “hay tanto de todo que parece más de lo mismo”. Por tanto, a la hora de montar un negocio exitoso debemos buscar los puntos donde poder diferenciarse para ofrecer a los clientes alguna ventaja que haga de nuestra empresa un lugar en el que encontrar nuevas posibilidades de elección, nuevos productos, nuevos servicios y nuevas formas de operar en el mercado. La pregunta en cuestión sería, ¿existen posibilidades en el archipiélago canario para que las empresas puedan llevar a cabo una estrategia de diferenciación? En primer lugar debemos considerar que Canarias tiene una situación geográfica privilegiada, hecho que actuará tanto como fortaleza o como debilidad. Estamos “aislados”, y esto puede encarecer los costes de hacer llegar las materias primas, productos terminados o el proceso de distribución, y por tanto actuar como desventaja. Pero por otro lado, no podemos olvidar el hecho de que Canarias se puede situar como punto de unión entre Europa, África y América, y este factor resulta atractivo.  Por lo tanto, ya sólo teniendo en cuenta el aspecto de la situación geográfica, sería de interés conocer el tipo de negocio que se quiere establecer, para poder determinar en qué lugar nos convendría situarnos, en qué isla y en qué mercados actuar. 

Siguiendo con esta línea, y como en todo proceso de constitución de una empresa u organización, ya sea en Canarias o donde sea, antes de nada debemos hacer un análisis previo de la competencia (una vez constituido el negocio en cuestión se seguirá estudiando), determinar cuál va a ser el público objetivo, las metas a alcanzar, ver los recursos disponibles, etc.  También debemos considerar que Canarias posee un régimen fiscal impositivo distinto al del resto del territorio nacional, a través del cual se incentiva la actividad de los empresarios canarios que se pueden acoger al RIC* (reserva de inversiones canarias), y que en gran medida es el factor potenciador del crecimiento de la inversión en las islas. Pero a pesar de esto, el principal problema a la hora de establecer un negocio en Canarias es que evidentemente, el territorio es muy limitado, y cada vez hay mayor competencia en todos los sectores, y por ello me atrevería a proponer como estrategia principal a la hora de montar un negocio en esta región la diferenciación.   

Se ha llegado a un punto en el que predominan las grandes superficies y los grandes negocios, siguiendo la tendencia creciente de un mundo más globalizado, en el cual el archipiélago no se ha quedado atrás, y muchas veces el trato más personalizado al cliente se ha quedado en el camino.  En el abanico que va desde las pequeñas y medianas empresas de las siete islas, hasta el sector más importante hasta la fecha en Canarias, el turismo, creo que los mayores éxitos están siendo alcanzados por aquellos quienes ofrecen un servicio diferenciado, de calidad, de buen trato al cliente, de cumplimiento de plazos de entrega…  Tal y como planteaba al principio del artículo, el problema es “hay tanto de todo”, por decirlo de un modo coloquial, “que parece más de lo mismo”.

En mi opinión no es que haya que ser muy bueno en algo y tener de todo, la cuestión es hacer que los clientes (ya sean los huéspedes de un hotel, los clientes de un taller de coches o los compradores de un supermercado) se sientan satisfechos y atraídos por nuevas posibilidades de elección. La capacidad de decisión nos hace libres y, en conclusión,  eso es lo que satisface a los clientes.   _________________________________________________________________________ 

* a Reserva para Inversiones en Canarias (RIC) es una exención fiscal que permite a los establecimientos mercantiles situados en Canarias —y a los profesionales— pagar menos impuestos, a cambio de que estos asuman el compromiso de retener parte de sus beneficios e invertirlos en activos fijos necesarios para una actividad económica. Sin detenernos en las exigencias y controversias técnicas que siempre han rodeado esta figura tributaria, con la RIC se pretende básicamente potenciar una mayor capacidad inversora del empresariado que, en términos generales, debe redundar en un mayor crecimiento del empleo.Ahora bien, su finalidad no consiste en disminuir la presión fiscal directa en las Islas, ni establecer beneficios o privilegios exclusivos no existentes en el territorio nacional —la menor presión fiscal no es la causa sino la consecuencia—, sin perjuicio de que la RIC también pueda ser observada como una proyección actualizada de las franquicias que históricamente siempre ha gozado el archipiélago Canario. José Andrés Dorta Velásquez. Más información

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Estrategia e innovación en Canarias

Estrategia e innovación en Canarias

Por Teresa Rodríguez Suárez

Ser emprendedor en canarias conlleva sumergirse en un conglomerado de factores, tanto estructurales como coyunturales, que acaban etiquetando a las empresas isleñas como especímenes comerciales únicos. ¿Con qué ventajas diferenciales contamos?

Las islas canarias se encuentran en una posición especial, dada por factores políticos, económicos, geográficos,… peculiares. El archipiélago canario se encuentra legal, económica y políticamente ligado al régimen de comunidades autónomas del estado español, lo cual nos confiere una serie de características específicas que se asemejan al filo de una navaja, porque nos posicionan en ventaja o desventaja según en que aspectos. Por ejemplo, el hecho de encontrarnos en una posición geográficamente estratégica, nos convierte en una plataforma comercial privilegiada por nuestra función como nexo de unión entre el continente europeo, el africano y el americano. Pero de igual manera este hecho nos coloca en gran desventaja por los costes que ello supone. Un gran aliado a la hora de paliar los posibles efectos negativos lo encontramos en la Unión Europea, que haciéndose eco de las particularidades de nuestro territorio no s ha conferido el título de “Región Ultraperiférica” con los consiguientes beneficios económicos que ello reporta a través de una amplia gama de medidas (régimen económico y fiscal especial, subvenciones, …).A esto también hay que sumarle las condiciones fiscales específicas de las islas canarias (IGIC, Reserva de Inversiones de Canarias, Zona Especial Canaria,…), que tienden a beneficiar a los que, tras un detallado análisis de la situación comercial, den el salto y apuesten por iniciar un negocio en el archipiélago. Estas características se infieren particularidades a los negocios de las islas.

Para empezar, hemos de tener en cuenta que las islas canarias son un mercado de mediana demanda (excepto en el sector servicios) y fragmentado. Esto se traduce en que algunos segmentos de mercados ya están saturados y los costes entre islas encarecen los precios finales de productos y servicios. Por este mismo motivo, es muy difícil alcanzar economías de escala, que nos permitan competir en costes.

Otro factor a tener en cuenta es la masiva implantación de grandes superficies comerciales (de alimentación, textil, mobiliario, ferretería,…) que ha tenido lugar sobre todo en las islas capitalinas, a partir de los años 90. Estos gigantes comerciales terminan de copar los pocos nichos de mercado que puedan en existir y que además cuentan con las grandes ventajas de este tipo de empresas: gran variedad de productos a un precio competitivo. En ellas podemos vislumbrar a una de las mayores amenazas de los emprendedores comerciales, pero ello no implica que desarrollando estrategias innovadoras y específicas para cada proyecto empresarial no se pueda iniciar y mantener un negocio rentable en Canarias.

Otro aspecto relevante de la economía canaria es el predominio de las actividades del sector servicios, en detrimento del sector industrial y del sector agrícola. Hemos de buscar nichos de mercado donde podamos implantar y desarrollar nuestra actividad comercial con éxito. Por ejemplo, si nos dejamos llevar por el atractivo de la industria turística (uno de los pilares de la economía de las islas) hemos de tener en cuenta que existe un vacío de oferta complementaria y de ocio para los turistas que nos visitan. Con un sistema de alianzas estratégicas con los diferentes elementos que componen el sector turístico, como los empresarios de alojamiento, ese sería un nicho de mercado con pocas barreras de entrada y un lugar adecuado para iniciar y desarrollar un negocio.

En resumen, por muchas dificultades que se vean en un principio, si somos capaces de desarrollar estrategias competitivas que el cliente sea capaz de apreciar y valorar, Canarias puede ser un lugar adecuado para iniciar un negocio. El éxito estará en llevar a cabo estrategias que conviertan a nuestra empresa en una organización capaz de ofrecer una amplia variedad de productos y servicios innovadores, de calidad, personalizados y diferenciados de nuestros competidores y a un precio competitivo. Si logramos esto, estamos consiguiendo que nuestros productos o servicios sean nuestra mejor presentación ante nuevos clientes, atrayendo así a un mayor número de clientes cada vez.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres